Tres familias piden a Educación un aula de apoyo en la escuela para sus hijos autistas

Fernando y María de los Ángeles, con su hijo Mario, de tres años. :: hoy/
Fernando y María de los Ángeles, con su hijo Mario, de tres años. :: hoy

Los escolares son de Guadiana y la Consejería sostiene que está a la espera de nuevos informes para adoptar su decisión final

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La Consejería de Educación está a la espera de nuevos informes de sus equipos para decidir sobre la escolarización el próximo curso de tres niños. Los tres están diagnosticados con trastorno del espectro autista y el más pequeño de ellos, de tres años, inicia su escolarización en un mes. Las familias entienden que, con la normativa en la mano, tienen derecho a que sus vástagos reciban atención a través de un aula TEA (trastorno del espectro autista) para que se atienda mejor a sus necesidades educativas. Sería en el colegio público San Isidro de la localidad pacense de Guadiana. Desde Educación se habla en principio de no establecer esa aula TEA sino de apoyar a los niños con personal específico. No obstante, la Junta no da por cerrado el caso y esperará a disponer de más información para decidir.

«El colegio lo ha solicitado, nos apoya. También existe un informe del neuropediatra sobre mi hijo, en el que queda claro que necesita estimulación e integración sensorial, y las aulas TEA disponen específicamente de ella. Pero de momento no nos dan el aula TEA, algo que, por ley, tiene que ser cuando hay al menos tres niños con trastorno autista lo solicitan en un mismo colegio», resume María de los Ángeles Delgado. Es la madre de Mario, de 3 años. El pequeño está diagnosticado con trastorno autista, es sordo y tiene un implante coclear.

Posibilidades

Junto a su marido Fernando Rodríguez, viven en Montijo y conocen que en Guadiana (a 8 kilómetros) hay otros dos niños, ambos de cinco años, que piden un aula específica de apoyo para el curso.

«Juntos los tres en el colegio de Guadiana tenemos derecho al equipo TEA. En Montijo no hay alternativa y la opción que nos dan es llevar a mi hijo al colegio Arias Montano de Badajoz pero no es lógico eso», confirma Delgado.

Para que se cree un aula TEA es necesario reunir a tres escolares diagnosticados con trastorno del espectro autista. Sobre este caso, la Consejería de Educación y Empleo sigue a la espera de nuevos informes de sus equipos evaluadores antes de adoptar una decisión definitiva.

De momento, en el caso de Mario Rodríguez, «se cuenta con un primer informe técnico del Equipo de Atención Temprana, que propone que el alumno sea escolarizado en un centro de su localidad y que la Consejería le proporcione ahí los apoyos necesarios: un ATE-Cuidador y personal de PT (Pedagogía Terapéutica) y de AL (Audición y Lenguaje) del centro educativo, integrado con el resto del alumnado del centro educativo que elija la familia del pequeño», indica Educación.

Estos son los mismos apoyos que reciben los dos escolares de Guadiana que sí están diagnosticados como TEA, subraya el Gobierno regional en respuesta este periódico.

El equipo de Atención Temprana propone esta medida para evaluar cómo evoluciona el menor ya que, «debido a la corta edad del pequeño, aún no se ha definido el tipo de espectro autista del niño».

Esta propuesta técnica también recoge que esta medida sea analizada para ver la evolución y determinar si se necesita o no tomar otras soluciones. Es lo que dice este primer informe, pero «la Consejería está a la espera de nuevos».

Los padres de Mario sostienen que no hay necesidad de nuevos informes para determinar realmente las necesidades educativas de su hijo, aunque se ponen a disposición de Educación para trasladarle de forma inmediata más datos sobre su hijo.

«Si un niño tiene un diagnóstico de trastorno autista claro y definido por la neuróloga no se debe esperar un año de escolarización para ver como progresa. Evidentemente hay casos que no llegan a estar bien definidos y luego no lo son. El aula TEA te ofrece unas posibilidades para el neurodesarrollo del niño que cuanto antes se adopten será mejor. Es una edad crucial en la que, cuanto antes se actúe, mejor evolucionará», remarca Fernando Rodríguez.