Tres placentinos promueven una fundación para reformar las casas de los más necesitados

Reunión de Pizarro con los promotores de la fundación. :: hoy/
Reunión de Pizarro con los promotores de la fundación. :: hoy

Auspiciada por dos aparejadores y un gestor, la iniciativa anunciada por el alcalde cuenta con el respaldo del Obispado

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Tratar de hacer posible que también las personas más desfavorecidas puedan tener una casa digna y habitable. Ayudar al menos a ello es el objetivo de una iniciativa promovida por tres profesionales de la ciudad: los aparejadores Juan Antonio Talaván y José María Pulido y el gestor Antonio Fernández. Juntos trabajan para la puesta en marcha de una fundación de carácter social que ya cuenta con el apoyo del Obispado.

«Queremos revertir en la sociedad lo bueno que tenemos, queremos hacer esto por agradecimiento a la vida que tenemos», explica Juan Antonio Talaván.

Como otras muchas personas también él y sus compañeros sufrieron las consecuencias de la crisis económica. Pero han logrado superar las dificultades y, por eso, «ahora que nos va bien queremos revertir algo a la sociedad». De ahí su iniciativa de poner en marcha en la ciudad una fundación que ayude a quienes más lo necesiten y en novedosos aspectos. Porque la fundación en la que trabajan Talaván y sus compañeros persigue que quienes tengan una avería en sus casas, como una gotera, un problema con la luz o con la caldera, por ejemplo, tengan las reparaciones que sean precisas sin coste alguno para ellos. «De la misma forma que pretendemos que sean personas que tengan dificultad para encontrar un empleo quienes puedan realizarlas», detalla Talaván.

«Fruto de la generosidad»

Los tres mantuvieron ayer una reunión con el alcalde, Fernando Pizarro, en la que también estuvo presente el oficial mayor, para avanzar en la puesta en marcha de la iniciativa. «Considero que se trata de un objetivo fantástico, que además cubrirá necesidades que hay en la ciudad y que ahora no tienen una ayuda directa», valoró el primer edil tras el encuentro.

Porque, tal como recordó, aunque desde las administraciones se atiende a las personas más necesitadas y también desde colectivos sociales variados, «el ayudar a personas en riesgo de exclusión social a que tengan una vivienda digna, colaborando con ellas en el arreglo de los desperfectos o averías que puedan surgir en sus viviendas, es algo muy novedoso y también muy necesario».

Además, desde el punto de vista del primer edil, que destacó que la iniciativa parta «de la sociedad civil y sea fruto de la generosidad», el hecho de que el Obispado vaya a ser un patrono más de la futura fundación, «servirá para llegar a las personas más necesitadas, un sector que la organización conoce bien a través de las parroquias y la propia Cáritas». También el Ayuntamiento colaborará con la fundación «a través de la firma de convenios», aclaró el alcalde.

Antes de que se ponga en marcha, la fundación tendrá que ser registrada y contar con una sede.

 

Fotos

Vídeos