Plena inclusión Extremadura reivindica como un derecho fundamental la Atención Temprana a menores con discapacidad intelectual y del desarrollo

Se reivindica que se extienda una Atención Temprana que garantice la participación de todas las familias, orientada a normalizar su vida y su inclusión social, por una atención individualizada, en la que la familia participe y tome decisiones, y se realice en contextos naturales

REDACCIÓN

Plena inclusión Extremadura, la mayor organización a nivel regional de apoyo a personas con discapacidad intelectual y del desarrollo y sus familias, aprovecha la celebración del Día Nacional de la Atención Temprana para reivindicar una mayor implicación de las Administraciones Públicas, en la garantía de un derecho que debería alcanzar a todas las familias que lo necesiten.

La Atención Temprana es un servicio de apoyo al desarrollo y autonomía de niños de entre 0 y 6 años, y que, en Extremadura, las entidades federadas atienden aproximadamente a 700 menores, con y sin discapacidad intelectual o del desarrollo.

Las 28 asociaciones de Plena inclusión Extremadura, repartidas por la región, gestionan un total 17 centros y servicios de Atención Temprana. Estos centros trabajan desde un modelo de transformación en el que se busca dotar a las familias de las herramientas suficientes para poder atender a sus hijos e hijas de forma autónoma y mejorando la calidad del apoyo que se les da.

«Defendemos que la Atención Temprana se consolide como un servicio universal y de calidad que debería ser garantizado por las Administraciones Públicas a toda familia que lo demande de un modo gratuito y accesible», sostiene Pedro Calderón, presidente de Plena inclusión Extremadura.

El movimiento asociativo de la discapacidad intelectual demanda desde hace años que se ponga en marcha una Estrategia Estatal de Atención Temprana, con la que logre una coordinación de las partes involucradas: familias, educación, sanidad y servicios sociales, con el impulso decidido del Ministerio de Derechos Sociales.

Otra de las reivindicaciones más repetidas por organizaciones y familias es la inmediata eliminación de las listas de espera, poniendo en práctica procedimientos eficaces y eficientes para la detección. Y, por último, se reivindica que se extienda una Atención Temprana que garantice la participación de todas las familias orientado a normalizar su vida y su inclusión social, por una atención individualizada, en la que la familia participe y tome decisiones, y se realice en contextos naturales.