Mensajeros de la Paz ha organizado un centenar de actividades estas navidades

Cristina Lancho, gerente territorial del SEPAD, junto a Mercedes Murias, presidenta de Mensajeros de la Paz Extremadura, en la gala del Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral para personas con discapacidad./AMPEX
Cristina Lancho, gerente territorial del SEPAD, junto a Mercedes Murias, presidenta de Mensajeros de la Paz Extremadura, en la gala del Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral para personas con discapacidad. / AMPEX

Programas destinados a personas con discapacidad intelectual, familias en riesgo de exclusión, mayores residentes y pacientes con problemas de adicciones, con la participación de familiares y vecinos

REDACCIÓN

Acercar la Navidad a quienes tienen mayores dificultades para disfrutarla es el hilo conductor del más de medio centenar de actividades desarrolladas en una veintena de localidades por Mensajeros de la Paz Extremadura, desde el pasado 18 de diciembre hasta el 6 de enero.

Cerca de 200 personas con discapacidad intelectual, 95 familias en riesgo de exclusión de ambas provincias, 650 ancianos residentes en 13 centros gestionados por Mensajeros de la Paz Extremadura, y una veintena de pacientes con problemas de adicciones han protagonizado galas de Navidad, conciertos, muestras de teatro y musicales, danza y talleres de gastronomía navideña. Con todos ellos, familiares y vecinos se han acercado hasta los centros gestionados por la asociación para compartir estas actividades. La oenegé ha repartido además las donaciones de juguetes efectuadas por empresa privadas y entidades públicas. En este sentido, la oenegé realizó también un reparto extraordinario de alimentos y productos de higiene entre 35 familias de Mérida que suman 89 miembros.

Para Mercedes Murias, presidenta de Mensajeros de la Paz Extremadura, «existen colectivos vulnerables para los que la eclosión navideña de felicidad y consumo genera tristeza y con los grupos de población más vulnerables debemos estar las administraciones y las organizaciones sociales».

Las familias, los colectivos vecinales y otras organizaciones sociales han convivido con los usuarios de Mensajeros de la Paz Extremadura en un amplio repertorio de actividades que siempre han incluido contenido terapéutico, promotor de la autonomía y asistencial.

Entre las actividades de carácter terapéutico destacan, por ejemplo, los festivales de villancicos y las galas de navidad que se han desarrollado en todas las residencias de mayores y los centros para personas con discapacidad. En este sentido, 160 personas asistieron a la Gala de Navidad que cada año celebra el Centro Residencial y Familiar de Mensajeros de la Paz Extremadura en Nuñomoral, donde viven 70 personas con distintas discapacidades. En Moraleja, por su parte, la Casa de la Cultura acogió la gala de Navidad del Centro Ocupacional con la participación de sus 100 usuarios y un salón abarrotado de público.

Entre las actividades para el fomento de la autonomía, los mayores residentes han trabajado la psicomotricidad fina, con la creación de la decoración de sus residencias, y han ejercitado la memoria acompañando en sus conciertos a los coros parroquiales y a las asociaciones culturales de sus localidades.

En cuanto a la labor asistencial, con la donación económica del ayuntamiento de Mérida, el Banco de Alimentos y el colegio salesiano María Auxiliadora de Mérida, Mensajeros de la Paz Extremadura ha podido efectuar un reparto extraordinario de Navidad entre familias en riesgo de exclusión que ha beneficiado a 89 personas.

Cena solidaria de Navidad

Como cada año, Mensajeros de la Paz Extremadura reúne a sus cerca de 300 trabajadores en una cena solidaria de Navidad. El precio del cubierto, abonado de forma individual, es donado anualmente a una causa solidaria diferente.