La Junta propone una ayuda de 150 euros al año para cada celiaco

Curso de cocina para celiacos celebrado en Badajoz./Hoy
Curso de cocina para celiacos celebrado en Badajoz. / Hoy

La Consejería deSanidad y Servicios Sociales inicia la tramitaciónde una orden de ayudas con la que podría llegara mil personas

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La Junta de Extremadura propone conceder una ayuda anual de 150 euros a las personas celiacas para costear parte de la dieta específica que deben seguir para evitar daños en su organismo.

La Consejería deSanidad y Servicios Sociales ha puesto en marcha la elaboración de una orden específica con la que pretende contribuir a este sector de la población. Los Presupuestos autonómicos de este año cuentan con una partida de 150.000 euros para estas ayudas, con lo que podrían llegar a un máximo de mil personas.

La orden recoge que la celiaquía es un trastorno autoinmune causado por la ingestión de gluten, una proteína que se encuentra presente en cereales como el trigo, la cebada y el centeno, por lo que es común en alimentos como pan, pasta y galletas. Esta enfermedad se caracteriza por una inflamación crónica del intestino delgado, que puede acabar provocando una mala absorción de nutrientes. Pero afecta a cada persona de manera diferente e incluso puede cursar sin síntomas.

La celiaquía es crónica y el único tratamiento es el régimen sin gluten. La Junta quiere contribuir a que los afectados cumplan con su dieta, para lo que concederá subvenciones para facilitar el acceso a los alimentos específicos, que tienen un coste añadido de producción.

El proyecto de orden señala que podrán ser beneficiarias de estas ayudas las personas diagnosticadas de la enfermedad celiaca y que estén empadronadas en algún municipio de Extremadura desde, al menos, el 1 de enero del año en que se convoquen estas subvenciones.

La cuantía individualizada de la subvención se establece en 150 euros. Serán gastos subvencionables los derivados de la adquisición anual de productos sin gluten.

Se admitirá una solicitud por cada persona que padezca la enfermedad. Las peticiones se tramitarán por riguroso orden de entrada. En caso de que se agote el crédito disponible y no se apruebe su ampliación, se declarará la conclusión del plazo de vigencia de la convocatoria.

La asociación de afectados de Extremadura considera la ayuda insuficiente para el número de afectados

Positiva pero insuficiente

La presidenta de la Asociación de celiacos de Extremadura, Angélica Trejo, considera positivo que la Junta plantee estas ayudas, pero estima que la cuantía de la primera convocatoria puede resultar escasa.

Los 150.000 euros disponibles apenas permitirán llegar a mil afectados. Como indica, en la actualidad no se conoce el número de diagnosticados con celiaquía en Extremadura, ya que hay casos en los que no figura esta condición en la historia clínica de los usuarios del Servicio Extremeño de Salud. Trejo señala que en la asociación cuentan con más de 1.500 usuarios, pero afirma que en la región el número podría ser mayor y llegar a 8.000 o 10.000 afectados. En conclusión, estima que muchos de los potenciales beneficiarios se quedarán fuera de las ayudas autonómicas. Por ese motivo, espera que en próximas convocatorias se pueda aumentar la dotación de las subvenciones.

Junto a esto, la asociación estima que sería adecuado conceder las subvenciones en función de la renta familiar. Trejo señala que la entidad mantiene una línea de ayudas para familias con bajos recursos, para lo que cuenta con financiación de la Administración regional. En la actualidad llega a unas 250 familias al año, a las que se facilita la adquisición de alimentos sin gluten.

En cuanto al importe de la nueva ayuda, indica que 150 euros pueden ser insuficientes si se tiene en cuenta que el coste añadido de una dieta sin gluten puede llegar a 1.500 o 1.600 euros por ejercicio. Una cifra que ha bajado en los últimos años gracias a que las grandes marcas de distribución han empezado a comercializar sus propios productos de marca blanca y a que ha aumentado la competencia.

Aeste respecto, Trejo apunta que en la actualidad hay más sensibilidad hacia la celiaquía. «Hace treinta años era una enfermedad rara», afirma. También ha mejorado la capacidad de diagnóstico.

Sin embargo, considera que es necesario mejorar el diagnóstico precoz. Con un correcto tratamiento a partir de temprana edad se podrían evitar daños en el organismo, de ahí la importancia de que se pueda llevar a cabo una dieta sin gluten una vez identificado el problema.

De hecho, en muchos casos ni siquiera hay diagnóstico. Según la Asociación europea de sociedades de celiaquía, un 1% de la población podría sufrir esta enfermedad. Sin embargo, solo estaría reconocida en una cuarta parte.