Hoy

Unas bocas con mucho arte

Dos minusválidos físicos muestran a los alumnos del Bachillerato Artístico sus dotes para pintar cuadros con el pincel en los labios

Manuel y Pilar pintan en una lámina ante los alumnos, manejando el pincel con la boca. / FRAN H.
VILLANUEVA DE LA SERENA
Con perplejidad y cierta admiración observaban los artistas del futuro el dominio del pincel del que hacían gala Manuel y Pilar. Ellos plasmaban trazos de pintura sobre la lámina blanca con soltura, aunque no portaban el pincel en la mano, como pintores al uso, sino que se valían de la boca.
Manuel y Pilar son minusválidos físicos y usuarios del CAMF de Alcuéscar. Sin embargo esa limitación no ha supuesto barrera alguna para poder practicar su afición predilecta: la pintura. Una afición que quisieron compartir con los alumnos del módulo de Arte del Bachillerato Artístico del IES Puerta de la Serena y que pusieron en práctica todos, unos con la mano y otros con la boca.
Aunque su pericia pueda considerase todo un reto, lo cierto es que para ellos pintar con la boca se ha convertido en una actividad de lo más cotidiana. Manuel Mena pintando así desde hace 12 años y desde su silla de ruedas concibe la pintura como un incentivo más en su lucha diaria. «Realmente es sólo práctica. La boca, para nosotros, es un miembro más del cuerpo. Es como la mano. Si no practicas, se quedaría entumecida y no harías nada. Con esto pasa lo mismo. Aunque lo realmente importante para mí es que la pintura me aporta todo. Sacar de un lienzo en blanco una obra de arte, es una grandísima satisfacción».
Una técnica con la boca que, como admite, varía poco con la normal. «Los trazos salen bien, como si se hicieran con la mano».
Y es que, como observador, puede resultar desesperante ver la inestabilidad que a veces tiene el pincel a la hora de perfilar un trazo cuando éste se maneja con la boca. Algo a lo que ya están acostumbrados estos artistas, tal y como indica Pilar Porras. «A veces un cuadro se atraganta y cuesta. Pero si sale mal un trazo lo que hay que hacer es borrar y empezar de nuevo. Solo esto», afirma.
Tanto Manuel como Pilar tienen una beca de de la Asociación de Pintores Boca-Pie, por medio de la cual deben realizar una serie de cuadros durante el año que luego se envían a Alemania. Unas obras que estos días pueden admirarse en la exposición del edificio de Iberdrola y que también acoge cuadros pintados con el pie.