Más de 300 familias se benefician este verano de las acciones de Conciliación Familiar de Plena inclusión Extremadura

Personas con discapacidad intelectual se benefician de las acciones con el objeto de facilitar a sus familiares la conciliación de la vida laboral como personal

REDACCIÓN

El presidente de Plena inclusión Extremadura, Pedro Calderón, acompañado del consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, han hecho balance de las acciones de conciliación familiar que se están llevando a cabo en la Residencia Universitaria de Fundación CB de Badajoz (RUCAB). En la visita, también han estado presentes el director de Plena inclusión Extremadura, Sebastián González, y el director general de Fundación CB, Emilio Jiménez.

Un año más, Plena inclusión Extremadura desarrolla el programa de Conciliación Familiar, comúnmente conocido dentro del movimiento asociativo como respiro, con el objeto de facilitar que las familias de las personas con discapacidad puedan compaginar su vida laboral y familiar. Es por este motivo por el que se considera que, los familiares, son los auténticos beneficiarios de este servicio.

Unas 250 personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, pertenecientes a las entidades de Plena inclusión Extremadura y de otras asociaciones que también trabajan este tipo de discapacidad, participan este verano del Servicio de Conciliación Familiar de Plena inclusión Extremadura, en la Residencia Universitaria de Fundación CB de Badajoz (RUCAB), que se desarrolla del 4 de julio al 29 de agosto, en turnos de una semana.

El presidente de Plena inclusión Extremadura, Pedro Calderón, ha puesto en valor el trabajo y el esfuerzo que se realiza desde la federación y las entidades en su esmerada organización y en el apoyo a las familias. Así, cada año aumenta de forma cuantitativa las peticiones, pero no se puede dar respuesta a todas.

Por ello, Calderón ha querido resaltar la importancia que tiene la implicación y la colaboración de la Administración Pública, concretamente la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, en este tipo de proyectos dado que, cubre una necesidad que tienen todas las familias que conviven en su seno con una persona con discapacidad intelectual, pero que resulta insuficiente para la demanda solicitada.

Este año se convierte en el séptimo verano consecutivo que se lleva a cabo en las acciones de la RUCAB, gracias a un convenio firmado con Fundación CB, y que, en su firme compromiso con las entidades de personas con discapacidad, sigue apostando por mejorar la accesibilidad de la residencia mediante adaptaciones