https://static.hoy.es/solidario/menu/img/solidario-extremadura-solidaria-desktop.jpg

César Corcho, director comercial de CaixaBank en Extremadura, junto a Francisco Santiago Aranda, presidente de 'Mi Princesa Rett' el día de la presentación. / Pakopí

Fundación 'la Caixa' colabora con 'Mi Princesa Rett' en la adquisición de dos sillas deportivas adaptadas

La iniciativa permitirá a personas con discapacidad o patologías la práctica de nuevas actividades

Isabel Ambrona
ISABEL AMBRONA

Una aportación de 5.000 euros por parte de Fundación 'la Caixa', a través de CaixaBank, ha permitido a la Asociación 'Mi Princesa Rett' adquirir dos nuevas sillas deportivas adaptadas. Una de tamaño adulto y otra de niño. Se trata del modelo 'Joëlette Black Edition Monorueda', que permitirá la promoción de la autonomía, la inclusión y la normalización social de tanto de niñas y jóvenes de entre 3 y 25 años, diagnosticados con Síndrome de Rett y otros Trastornos del Neurodesarrollo, así como de sus familias.

«Hablamos de patologías donde se encuentran alteradas todas sus funciones del desarrollo cognitivo, sensorial, motor, emocional y del sistema nervioso autónomo», explican desde 'Mi Princesa Rett'.

Por ello, se trata de un colectivo de alto riesgo que se encuentra en una situación de vulnerabilidad que se ha visto agravada como consecuencia de la crisis sanitaria del covid-19, un virus que afecta a vías respiratorias y, consecuentemente, a la mayoría de sus usuarios.

Consciente de todo ello, desde Fundación 'la Caixa' han querido contribuir a la causa y sufragar algo más del 75 por ciento del gasto que ha supuesto la adquisición de este nuevo material. En total, el coste asciende a 6.652,71 euros, de los que 5.000 han sido aportados por Fundación 'la Caixa', a través de CaixaBank, y los 1.652,71 euros restantes por la Asociación 'Mi Princesa Rett'.

Para toda la región

El acto de presentación de estas sillas tuvo lugar el pasado viernes, 22 de julio en la sede de 'Mi Princesa Rett' de Badajoz. En él participaron el presidente de la Asociación Francisco Santiago Aranda y César Corcho, director comercial de CaixaBank en Extremadura.

Para Aranda, presidente de 'Mi Princesa Rett', tras la compra de este material la idea es crear «una especie de banco» con estas sillas para que todas aquellas personas de la región que así lo deseen, independientemente de su patología, puedan hacer uso de ellas. «Tenerlas es poder compartirlas», ha explicado a HOY.

Ahora, estas nuevas sillas todoterreno, con una sola rueda, permitirán a cualquier persona con movilidad reducida con o sin capacidad la práctica de senderismo o participar en carreras. Para ello necesitarán la ayuda de, al menos, dos acompañantes que actúan como pilotos y que deberán contar con una formación adecuada en su manejo. El acompañante trasero asegura el equilibrio de la 'Joëlette' y el acompañante delantero se encarga de la tracción y dirección.

Composición de la 'Joëlette Black Edition Monorueda'. / HOY

Está concebida tanto para pasear en familia como para un uso deportivo, ya que permite acceder a lugares que son inaccesibles para las sillas de rueda convencionales. Otra de sus ventajas es que es fácilmente plegable y se puede transportar sin dificultad alguna en el maletero de un coche.

La práctica de actividades al aire libre en familia o con amigos como pueden ser descubrir nuevos parajes, recorrer senderos de alta o media montaña o vivir el deporte desde dentro en la participación en raids, carreras o maratones, entre otras, son actividades que podrían verse como algo normalizado o cotidiano en la vida de muchas personas. Sin embargo, tanto para los usuarios de 'Mi Princesa Rett' como para sus familias son inalcanzables. Ahora, con la ayuda de este nuevo asiento adaptado podrán realizar cualquier tipo de actividad y en cualquier contexto, ya que facilita el acceso y transporte de personas con discapacidad o movilidad reducida.

Todo esto se trata de un factor muy liberador también para sus familias, ya que gracias a esta iniciativa podrán conocer y participar con grupos de iguales, intercambiando pareceres sobre la diversidad funcional de sus hijos y sobre la problemática que conlleva en sus vidas dicha enfermedad o discapacidad.