Borrar
HOY
El Carnaval, una vía de escape para los usuarios de Aspace Badajoz

El Carnaval, una vía de escape para los usuarios de Aspace Badajoz

Las restricciones sanitarias han impedido que este año la entidad pueda celebrar esta fiesta

redacción

Sábado, 13 de febrero 2021, 07:00

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Se han hecho ya un hueco fijo en el repertorio de comparsas del Carnaval de Badajoz. Desde que empezaron a participar en el desfile, en el año 2000, no han fallado ninguna edición, y su presencia es siempre una de las más esperadas y aplaudidas por el público todos los domingos de carnaval. Porque ellos son únicos: sus sillas de ruedas, ataviadas también para la ocasión, son un elemento más de su propuesta, que, al igual que las del resto de grupos, incluye un disfraz elaborado con todo el mimo del mundo, una coreografía alegre y movida, y mucho, mucho ruido.

'Colorido sobre ruedas, gente sin barreras' es parte ya de la historia de esta fiesta. La comparsa que representa a la Asociación de Parálisis Cerebral de Badajoz, una de las entidades con las que colabora Fundación La Caixa, está integrada por los trabajadores, voluntarios y usuarios de la entidad. El año pasado, en su 20 aniversario, recorrieron las calles de la ciudad más de un centenar de miembros, la mitad de ellos en silla de ruedas. Iban vestidos de guerreros, para desterrar los estereotipos sociales con los que se les suele vincular en el imaginario colectivo. Porque, dos décadas después de su debut carnavalero, están dispuestos a seguir 'dando guerra'.

Cristina Martínez es la responsable de que ese día todo salga bien. Ella trabaja en Aspace Badajoz como cuidadora, pero también es la encargada de todo lo relacionado con el Carnaval en la entidad.

El desfile es el resultado del trabajo realizado durante prácticamente un año entero. En el mes de marzo consultan a los usuarios de qué les gustaría vestirse el próximo año. Las distintas ideas se someten a votación, y a la ganadora le empiezan a dar forma. «Nuestro disfraz debe tener muchos requisitos, no es como el de cualquier otra comparsa. Primero tenemos que visualizar qué queremos que sea la silla de ruedas y pensar en cómo la vamos a decorar. Y la dificultad es que no todas son iguales, así que no podemos usar el mismo patrón, hay que personalizar cada una. Además, es importante que utilicemos elementos que no sean demasiado incómodos para los usuarios a la hora de llevarlos. Son muchas cosas las que hay que tener en cuenta», explica.

La comparsa 'Colorido sobre ruedas' lleva desde el año 2000 participando en el desfile de Badajoz

A partir de septiembre, ya de vuelta tras las vacaciones, comienzan a trabajar con el cronograma previsto: ensayan la coreografía y confeccionan el traje. Para ello tienen un taller dedicado al Carnaval donde preparan todo esto con los propios usuarios de Aspace Badajoz. «Para nosotros es muy importante que sean ellos los que hagan al menos una parte significativa del disfraz», apunta la responsable.

«Cuando venimos de Navidad, para ellos ya no hay otra cosa en su cabeza. Todos los días están con los nervios y pensando en cuánto queda para los carnavales», añade. El domingo es el día grande, pero no el único en el que disfrutan de esta tradición. El viernes también suelen celebrar una fiesta en el centro de Aspace Badajoz con música y disfraces, que es la antesala de los cuatro días que les esperan a ellos y al resto de la ciudad.

Y, por fin, llega el día del desfile. «Ellos tienen siempre una ilusión tremenda. Es su día. Se lo pasan genial y se sienten los verdaderos protagonistas. Para ellos está guay porque ahí somos todos iguales, todos somos de una comparsa y la suya es Colorido. Tienen su disfraz, su chapa y su momento en el desfile. Es una vía de escape brutal, y además es algo que disfrutan un mes antes y un mes después, porque luego se siguen viendo en la tele, en fotos, les llaman los familiares...», cuenta la trabajadora. «Y la gente la verdad es que se vuelca con nosotros cuando llega nuestro turno», añade.

Con el paso de los años, la actuación del grupo ha ido perfeccionándose y haciéndose cada vez más compleja, lo que le ha valido para ser merecedores de varios premios. El último lo ganaron en 2019: la Falcap (Federación de Asociaciones Locales del Carnaval Pacense) le otorgó el Antifaz de Plata Honorífico. «Les hizo mucha ilusión, porque ven recompensados el tremendo esfuerzo que hacen el día del desfile. Muchos de ellos toman medicación, algunos llevan pañales... Y estar ese ratito aguantando a veces es díficil para ellos. Este tipo de reconocimientos da mucha visibilidad a la entidad», expone.

Este año, sin embargo, la pandemia ha dejado a toda la región sin Carnaval. Las restricciones y algunas medidas concretas como la de establecer grupos burbuja han impedido que Aspace Badajoz haya podido encontrar una alternativa. Para saciar las ganas, ayer sacaron durante unos minutos los tambores a la calle y pusieron música temática en el centro, pero desde la entidad aseguran que echan de menos celebrarlo como en otras ocasiones.

Cristina Martínez también recuerda que el resultado de la comparsa cada año solo es posible gracias a la gerencia y la dirección de Aspace Badajoz. «Sin su gestión y su aportación económica, no podríamos comprar nuevos instrumentos, costearnos algunas partes del traje ni yo podría trabajar durante todo el año en la planificación», concluye.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios