https://static.hoy.es/solidario/menu/img/solidario-extremadura-solidaria-desktop.jpg

Foto de archivo de una de las sesiones presenciales llevadas a cabo con los usuarios de Down Mérida en la biblioteca de la capital. / HOY

El ajedrez y la integración laboral como herramientas de inclusión

El Club Magic y la Asociación de Amigos del Museo de Arte Romano son dos de las asociaciones beneficiarias de la colaboración de Fundación 'La Caixa' y CaixaBank

REDACCIÓN

El pasado domingo 21 se celebró el Día Mundial del Síndrome de Down, una fecha establecida por las Naciones Unidas para concienciar sobre los derechos inherentes a las personas que pertenecen a este colectivo, así como sobre la importancia de garantizar la plena accesibilidad y la autonomía de las mismas.

Con este objetivo, Fundación 'la Caixa' y CaixaBank impulsaron, a lo largo de 2020, múltiples iniciativas en todo el territorio español para apoyar a cerca de un centenar de entidades sociales que promueven el desarrollo integral y la inserción de las personas afectadas por este síndrome. En total, la entidad bancaria llegó a destinar 500.000 euros para intentar mejorar la situación de este colectivo.

En Extremadura, dos son las asociaciones beneficiarias de la colaboración de CaixaBank: el Club de Ajedrez Magic y el programa de inserción laboral que desarrolla la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida.

El Club Magic es un club de ajedrez muy especial. Ellos han patentado un revolucionario método de ajedrez terapéutico, con el que intentan ayudar a determinados grupos en riesgo de exclusión social a integrarse en la sociedad a través de este deporte. «Se basa en el entrenamiento cognitivo a través del ajedrez. No enseñamos propiamente ajedrez, sino que trabajamos funciones cognitivas como la percepción o la atención mediante nuestras metodologías. Es exclusivo de nuestra entidad, y ya lo estamos exportando a muchos lugares de España y América», comenta Juan Antonio Montero, presidente del Club de Ajedrez Magic Extremadura, donde ejerce también como psicólogo y coordinador de programas.

La entidad trabaja con varios colectivos sociales. El de las personas con síndrome de Down es solo uno de ellos. El Club Magic tiene un convenio de colaboración con Down Mérida, y son alrededor de una decena de sus usuarios los que asisten a las sesiones de este programa.

Hasta la llegada de la pandemia, se reunían dos veces por semana en las instalaciones de la Biblioteca del Estado 'Jesús Delgado Valhondo' de la capital extremeña para llevar a cabo estos talleres de ajedrez terapéutico con un monitor especializado.

«Trabajamos con ellos incidiendo en los aspectos que pueden ser más importantes para las personas con síndrome de Down, como la atención sostenida o las habilidades visoespaciales», explica el presidente del club. Y la mejoría de los usuarios con esta metodología es tangible. « Ellos están encantados con sus clases de ajedrez. Para nosotros es un trabajo muy bonito y para ellos supone una gran ayuda», añade.

Sin embargo, desde marzo del año pasado se vieron obligados a trasladar estos talleres a la vía telemática a causa de las restricciones sanitarias, y aún no han podido retomarlos de forma presencial. Pero desde la entidad confían en que la vuelta llegue pronto: «Estamos deseando», asegura Montero.

Inserción laboral

El proyecto en el que colabora la Asociación de Amigos del Museo de Arte Romano de Mérida es muy diferente, pero tiene un objetivo similar: favorecer la inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad. En su caso, a través de la integración laboral.

Participantes del programa de 'Miradas en plenitud', en una de sus visitas al museo. / HOY

En la iniciativa, denominada ' Miradas en plenitud', han participado cuatro jóvenes con diversidad funcional de Plena Inclusión. Se ha dividido en dos fases: un primer periodo de formación, donde los alumnos han podido aprender conceptos sobre el museo y las actividades que realiza, que ha podido desarrollarse de forma semivirtual a pesar de la pandemia: «En las semanas más duras de confinamiento, nos tuvimos que adaptar. Los chicos se habían volcado con esta actividad y disfrutaban mucho con ella, y entendimos que debíamos procurar su continuidad», explica Pilar Caldera, responsable del Departamento de Difusión del museo.

Ahora falta la segunda etapa del programa, la más práctica, que se pondrá en marcha en cuanto la situación sanitaria lo permita. En ella, los usuarios podrán ejercer ya como empleados de la institución.

Caldera adelanta, además, que quieren dar un paso más con este proyecto: «El objetivo es ampliar 'Miradas en plenitud' a otros colectivos en riesgo de exclusión, como mujeres que han sufrido maltrato o personas de la tercera edad que viven en soledad. Y queremos desarrollar iniciativas donde se puedan ayudar unos a otros, teniendo siempre al museo como escenario de unión entre todos».

En ambas iniciativas, la ayuda de Fundación 'La Caixa' y CaixaBank es imprescindible. Desde las dos entidades son conscientes de ello, agradecen su colaboración y esperan poder seguir caminando juntas de la mano. Para el museo, la aportación económica del banco permite tener a una profesional responsable de este proyecto. En el caso del Club Magic también es fundamental: «La verdad es que todo son facilidades, y a nosotros nos ayuda a mantener toda la estructura del club, que funciona extraordinariamente bien y que está recibiendo muchos reconocimientos a nivel nacional e internacional», concluye su presidente.