Érase un pintor sin brazos y una bailarina sorda

Ensayo de 'Todos somos capaces' con los actores./C.Moreno
Ensayo de 'Todos somos capaces' con los actores. / C.Moreno

Arte Prisma estrenará en el López de Ayala una obra de teatro sobre discapacidad usando el humor como base

NATALIA REIGADASBadajoz

Un pintor sin brazos, una bailarina sorda, un pianista ciego, un músico en silla de ruedas y mucho sentido del humor. Son los ingredientes que mezcla la asociación Arte Prisma para hablar de discapacidad. Lo hace en una obra de teatro titulada 'Todos somos capaces' que se representará en el Teatro López de Ayala el próximo 24 de abril.

Arte Prisma es una asociación creada en 2015 por un grupo de artistas pacenses. No tiene ánimo de lucro. Su objetivo es promover distintas especialidades artísticas: pintura, música, teatro, etc. En sus filas cuenta con profesores, una enfermera, un funcionario y otras profesiones que tienen algo en común, esconden a apasionados de las disciplinas artísticas.

Hace unos meses, una asociación les propuso hacer algo sobre discapacidad. «Sentimos que en nuestra sociedad aún se discrimina, rechaza o se mira de manera diferente a todo aquel que se aleja de los cánones establecidos», detalla Cati del Viejo, secretaria de Arte Prisma.

Ante esto decidieron escribir ellos mismos un guión y romper con los estereotipos. En su obra, todos los protagonistas cuentan con una discapacidad o alguna peculiaridad, pero no es el centro del personaje, ni lo más destacado de la historia. «Ante todo son un pintor, un músico, una bailarina, etc. Lo que destaca es lo que son capaces de hacer, no la discapacidad», añade Del Viejo.

Carlos Gallego es el director de la propuesta. «En cuanto leí el guión, me encantó. La discapacidad no se toca directamente, sino que es algo natural. La historia no se centra en eso y es un acierto», destaca. Gallego detalla que, además del pintor, la bailarina y el pianista invidente, hay una chica con Asperger que utiliza el rap para comunicarse, un chico parapléjico que toca la flauta o una niña-clown.

Los miembros de Arte Prisma reconocen que al principio temían la reacción del público, pero la obra ya se ha representado en varias localidades y la acogida ha sido muy buena. «El tema del humor hace que todo se pueda contar como algo natural. Estamos muy contentos porque lo han recibido muy bien, con muchas felicitaciones, también de las personas con discapacidad que han ido a ver la obra», cuenta Cati del Valle.

Iniciativa solidaria

Su próximo reto será estrenar en Badajoz en dos sesiones de mañana este martes próximo 24 de abril a las que acudirán centros educativos, pero que también pueden apuntarse los ciudadanos que quieran. Los fondos recaudados irán destinados para Afaex (Asociación Extremeña de Familiares de Personas con Alzhéimer y otras enfermedades afines). La entrada solo vale dos euros y se puede solicitar al correo electrónico siguiente: arteprismabadajoz@gmail.com.

Todas las iniciativas de esta asociación son sin ánimo de lucro. De hecho, cuentan entre risas que han tenido que costear ellos mismos elementos del decorado como la barra que usa la bailarina, etc. «Merece la pena», añade Cati del Viejo.

Ricardo Pulgarín interpreta al flautista en silla de rueda y cuenta que Arte Prisma surgió de un grupo de amigos con inquietudes artísticas. «Nos ofrece la oportunidad de desarrollar distintas facetas artísticas y esta obra ha sido una satisfacción por la acogida que tiene. Si fuésemos profesionales, sin otras ocupaciones, podríamos haber ido a muchos más lugares que nos han llamado, pero tenemos el tiempo que tenemos», dice Pulgarín, que añade que subirse a un teatro como el López de Ayala es muy importante para ellos.

Además de Carlos Gallego, Cati del Viejo y Ricardo Pulgarín, el equipo de 'Todos somos capaces' cuenta con Mari Carmen Expósito, Sagrario Silva, Pedro Masa, Lourdes Morrillo, Manolo Holguín, Clara Báez y José Luis Fagúndez.