Cruz Roja ve inviable mantener su guardería a pesar de la ayuda de la Junta

Puerta de acceso a la guardería Los Bolindres, en Pardaleras. :: casimiro moreno/
Puerta de acceso a la guardería Los Bolindres, en Pardaleras. :: casimiro moreno

Los responsables de la entidad no quieren mantener el servicio si no pueden tener garantizada una financiación regular

N. R. P.

No hay solución, por el momento, para la guardería Los Bolindres. Este servicio, gestionado desde hace años por Cruz Roja y subvencionado por la Junta de Extremadura, cerrará a finales de junio. Tras el anuncio de cierre de la entidad responsables a los padres de los 28 niños que asisten al centro, la Administración regional ha confirmado que mantiene la ayuda para el curso actual, pero Cruz Roja ve inviable continuar sin una financiación regular.

La Consejería de Sanidad y Políticas Sociales anunció ayer que concederá los 45.000 euros de subvención directa que Cruz Roja les pidió para la guardería Los Bolindres. Esta cantidad sirve para cubrir el primer semestre de 2019 de este servicio. El resto se costea con las aportaciones de las familias, que pagan más o menos en función de su renta. De esta forma se ofrecen plazas a personas con escasos recursos y otras que no encontrarían vacante en las guarderías públicas.

La Junta incluso ha contactado con las familias afectadas para confirmar que pagarán la subvención. Dejan claro que apoyan el proyecto, la necesidad del mismo y que el cierre, en ningún caso, es por su voluntad.

Las 28 familias afectadas insisten en que se busque una solución para evitar el cierre

Sin embargo, desde Cruz Roja, responden que no pueden seguir manteniendo el servicio cuando dependen de una subvención que no saben si llegará. José Antonio Grajera, coordinador provincial de Cruz Roja en Badajoz, asegura que le han explicado a las familias la situación. Decidieron no pedir ayudas a cargo del 0,7% para este servicio porque priorizaron otros que no se ofrecen en la ciudad de otra manera y no pueden depender de la convocatoria de una ayuda.

«No hay estabilidad. Se puede conseguir la subvención, pero no se garantiza», añade Grajera.

Las familias insisten en que no se pierda este servicio que cuenta con personal e instalaciones bien preparadas. Una de las posibilidades para hacer estable la situación de Los Bolindres es que el centro firmase un convenio o un concierto con la Consejería de Educación para ofrecer sus plazas.

Noticias relacionadas