La II Color Run reúne a más de mil personas contra la leucemia

Entrega del cheque. :: E.A./
Entrega del cheque. :: E.A.

I.A.

Una gran fiesta de colores volvió a afianzar en la mañana del pasado domingo, 30 de junio, el carácter solidario de Monesterio. Fueron alrededor de 1.200 personas las que, con sus inscripciones a la II Carrera Color Run de Monesterio, homenajearon a la pequeña Irene Villalba, que sufrió la cara más dura de la leucemia, y que el mismo día en que se celebraba esta actividad podría haber cumplido los seis años de edad.

Organizada por alumnos y profesores de la Escuela Profesional Aguablanca I, junto a la colaboración del Ayuntamiento, la carrera volvió a ser en su segunda edición todo un éxito de participación y entrega a pesar de las altas temperaturas. Tras un recorrido por las calles del municipio por donde se fueron lanzando polvos 'holi' de diferentes tonalidades para colorear camisetas y todo el cuerpo en general de los participantes, la fiesta continuó en el pabellón multiusos.

Allí, el alcalde Antonio Garrote, y la concejala de Empleo y Turismo, Amalia Sánchez, hicieron entrega a la familia de Irene de un cheque de 6.000 euros para una beca de investigación para la cura de la leucemia que financiará la asociación 'Pequeños guerreros con v de valientes'.