Cuando el Carnaval es terapia

La comparsa 'Coloridos sobre ruedas' durante uno de los ensayos para el desfile del Carnaval./J. V. A.
La comparsa 'Coloridos sobre ruedas' durante uno de los ensayos para el desfile del Carnaval. / J. V. A.

La comparsa 'Colorido sobre ruedas' lleva 19 años participando en el desfile

MIRIAM F. RUABadajoz

En el año 2000, el concepto de integración estaba en auge. A Manoli Maestre, trabajadora de Aspaceba (Asociación de Paralíticos Cerebrales de Badajoz), se le ocurrió entonces que la mejor manera de llevarlo a la práctica era participar en el Carnaval, la gran fiesta de la ciudad. Su nombre 'Colorido sobre ruedas, gente sin barreras' fue entonces una declaración de intenciones. Diecinueve años después son una de las comparsas más esperadas del desfile del domingo del Carnaval.

Maestre recuerda así su primer año: «Salimos unos 80 y con dos tambores para hacer un poco de ruido porque nos obligaban para poder salir como comparsa. No fue fácil, sobre todo porque en aquel momento las familias no lo entendieron bien, pero logramos sacarla adelante en muy poco tiempo».

Se emociona reviviendo su primer desfile. «Fue un gran éxito, la ciudad nos acogió con los brazos abiertos, dándonos un cariño inmenso. Recuerdo especialmente a la comparsa Vaivén, que cuando terminamos el desfile en Puerta Pilar nos hizo un pasillo para que pasáramos. Fue muy emocionante, acabamos todos llorando». Aún hoy pese al tiempo que ha pasado, se le escapan las lágrimas.

Fue precisamente ese recibimiento lo que disipó las dudas de las familias y lo que hizo que poco a poco el Carnaval fuera incorporándose como una terapia más al trabajo que Aspaceba hace con sus usuarios, hasta convertirse en la favorita de los chicos, de los monitores y de los padres. «El taller de Carnaval funciona todo el año y los chicos participan en todo el proceso porque les aporta, sobre todo, alegría».

Esto lo constata María del Mar García Trigo, que este año debuta en el desfile. Ella es madre de Pablo, un niño de cuatro años con espina bífida que es atendido en Aspaceba. Juntos desfilarán el domingo de Carnaval por primera vez. Llevan meses preparándose y estas son sus impresiones: «la experiencia es muy bonita. Los niños son muy felices y aunque muchos no pueden expresarse, es increíble verles las caras de alegría, que es por lo que luchamos».

Evolución

La evolución de 'Colorido sobre ruedas' ha sido lenta pero no ha faltado ningún año a su cita con el Carnaval. En su sexto año sacaron por primera vez gorro, después incorporaron a los músicos, ya tienen carro para los instrumentos y este año, cumplida su mayoría de edad, se someterán al veredicto del jurado entrando en competición.

«Creo que estamos preparados y es una manera de seguir evolucionando y hacerlo en igualdad de condiciones con el resto de comparsas. El puesto en el que quedemos nos da igual, nuestro triunfo es que los niños salgan», dice García Trigo.

No obstante, se están preparando a conciencia y aunque, no quieren desvelar su disfraz, dicen que este año van a ser un pelotazo muy colorido, como ellos. La comparsa será más numerosa que nunca: 107 componentes entre los usuarios, que irán todos en silla de ruedas, los monitores de Aspaceba, los voluntarios y las familias.

'Colorido sobre ruedas' ha ensanchado aún más las puertas de un Carnaval al que le cabe todo. El año pasado por primera vez, participaron en el desfile infantil los niños de Aprosuba 3 como 'Los héroes del Carnaval'. Este año volverán a salir abriendo el pasacalles del viernes de Carnaval y serán 'Los héroes del futuro'. Participarán unos 40 -el doble que el año pasado-, que irán acompañados de una decena de monitores.

«Queremos que nuestros niños sean partícipes de una fiesta que les gusta mucho, pero también porque les viene muy bien pasar tiempo juntos fuera del centro y hacer cosas en común porque en los colegios a veces es muy difícil que se relacionen», cuenta Guadalupe Rivero, terapeuta y responsable de una comparsa en la que hay niños de entre 5 y 12 años, la mayoría con discapacidad intelectual, pero también hay quienes tienen retraso madurativo o del lenguaje. Ellos mismos tocarán sus instrumentos con ritmos sencillos y bailarán.