El Banco de Alimentos de Badajoz cierra el año con 2.500 beneficiarios menos

Voluntarios del Banco de Alimentos de Badajoz en una campaña./HOY
Voluntarios del Banco de Alimentos de Badajoz en una campaña. / HOY

El total de personas atendidas en 2018 estuvo en torno a 15.500

EFEBadajoz

El Banco de Alimentos de Badajoz cerró el pasado año con unos 15.500 beneficiarios, 2.500 menos respecto al inicio del ejercicio, y repartió alrededor de dos millones de kilos de productos.

El presidente de la entidad, Jesús Reynolds, ha explicado a Efe que pese a la reducción en el número de beneficiarios, aún son «muchas las personas con necesidades» en la provincia pacense, como demuestran los datos.

La mayor actividad económica en los últimos meses explica las cifras actuales, aunque también un control más elevado en cuanto a los requisitos necesarios para que las entidades y familias opten a los productos, ha precisado.

Reynolds ha afirmado que la entidad continúa con la potenciación de sus acciones, no solo por el número de personas que precisan aún de alimentos, sino porque ahora se puede ofrecer una cierta mayor cantidad de productos a las familias.

Campañas dirigidas a empresas

En este sentido, el Banco de Alimentos de Badajoz potencia las campañas dirigidas a las empresas, pues se ha detectado una menor aportación por parte de compañías, lo que acontece también con industrias como los mataderos.

Una de las repercusiones de la crisis fue que las empresas trabajan ahora más «bajo estricto pedido», con lo que les sobran menos productos, lo que ha incidido en las aportaciones a la entidad, a apuntado. Todo ello ha obligado a incentivar las «Operaciones Kilo» o los «SOS» que se lanzan a la población para obtener determinados productos que son más difíciles de conseguir durante las aportaciones diarias.

A este respecto, ha adelantado que se espera realizar dentro de pocas semanas una campaña específica sobre leche, ya que se precisan 250.000 litros al año y no se dona tanto como otros productos. Reynolds ha ensalzado al grupo de voluntarios que trabaja hoy en el Banco de Alimentos de Badajoz, por su «profesionalidad» y «esfuerzo».

La entidad realizó meses atrás un llamamiento para incrementar su plantilla de voluntarios, a quienes además se les forma en la materia, lo que ha dado sus «frutos», aunque «esto no quiere decir que no se precisen más voluntarios», ha advertido.