Cómicos del espectáculo 'Diversiones en el ruedo' en un ensayo. / HOY

Asociaciones de personas con discapacidad piden la prohibición de estos 'shows' «denigrantes»

MARÍA ISABEL HIDALGO

Desde que el director general de Derechos de las Personas con Discapacidad, Jesús Martín Blanco, solicitara la semana pasada al alcalde de Zahínos que cancelara la función que tenía contratada con 'Diversiones en el ruedo', numerosas entidades tanto nacionales como regionales se han sumado a la petición para prohibir esta práctica.

La última en hacerlo ha sido Plena Inclusión Extremadura. La organización ha manifestado su «rechazo rotundo hacia los espectáculos que denigren a las personas con discapacidad». Así lo hizo saber a través de una nota de prensa en la que muestra su apoyo al Real Patronato sobre Discapacidad en la denuncia de espectáculos basados en la ridiculización de personas.

Además, considera un riesgo la asistencia de menores a este tipo de eventos al considerarlos un lugar en el que pueden aprender actitudes denigrantes hacia la discapacidad. Por lo que animas a las familias a que no acudan a este tipo de espectáculos.

Esta postura ya la mostraron con anterioridad el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe). Ambas entidades han exigido al Ministerio de Cultura y Deportes que se prohíba esta práctica.

Derogación

Cermi ha sido más específico y exige al ministro de Cultura, Miquel Iceta, una modificación de la norma taurina para que estos espectáculos pasen a ser ilegales por atentar contra la dignidad de los seres humanos. La entidad confía en que Iceta asuma la «demanda cívica» propuesta por el sector de la discapacidad.

Esta petición no es la primera vez que llega al Ministerio de Cultura. Las asociaciones que defienden los derechos de las personas con discapacidad llevan años pidiendo la derogación de estos festejos, pero hasta el momento han sido ignoradas. El sector considera que lo más alarmante es que las Administraciones regulen este tipo de espectáculos, algo que debería ser impropio de un sistema democrático.

Derecho a elegir

Cocemfe defiende que el derecho de elegir profesión u oficio no debe de ser un amparo que respalde la práctica de espectáculos como el del 'bombero torero', ya que son oficios que atenta contra los valores y por lo tanto no respeta la ley.

«Las sociedades democráticas no pueden permitir que una actividad pública regulada por el Estado socave y cancele los principios y mandatos de respeto y dignidad», apunta Cermi.

En esta línea, apelan a las Administraciones para que pongan en marcha campañas de sensibilización que erradiquen los estereotipos negativos y fomenten la percepción positiva por parte de la sociedad de las personas con discapacidad.

Por ello, el presidente de Plena Inclusión, Pedro Calderón, demanda a las autoridades locales que no respalden ni organicen estos espectáculos independientemente de su prohibición ya que se trata de 'shows' que «denigran a la sociedad en su conjunto».

Por último, Calderón quiso aclarar que esta postura no supone un posicionamiento ni una crítica contra los espectáculos taurinos clásicos.