Obras de ampliación de acerado en la calle El Mimbrero, en Antonio Domínguez. / JOSÉ VICENTE ARNELAS

La ampliación de dos aceras en Antonio Domínguez hará accesible la barriada pacense

Crean un itinerario peatonal desde la calle Pimienta hasta Pedro Balas López por El Mimbrero

Rocío Romero
ROCÍO ROMERO Badajoz

Dos aceras pueden cambiar un barrio. O en eso confía el Ayuntamiento, que está ampliando una acera en la calle Pimienta y otra en El Mimbrero para paliar los problemas de accesibilidad que tiene Antonio Domínguez.

En esta barriada las aceras son estrechas, de unos 30 centímetros de ancho, cuando lo recomendable es que midan 180 centímetros. A esa anchura las ensanchan ahora.

El concejal de urbanismo, Carlos Urueña, admite que cambiar toda la barriada es prácticamente imposible. Por eso han trazado un itinerario peatonal que permite atravesar la barriada y conectarla con Pardaleras, el centro, el centro de salud y el complejo hospitalario del Perpetuo Socorro.

«No tenía sentido hacer una rampa y que quienes la usaran se encontraran después que no podían seguir andando»

Carlos Urueña, Edil Urbanismo

«Es una actuación que se puede hacer en las calles donde es imposible eliminar bordillos»

Jesús Gumiel, Apamex

Muchos de los vecinos de Antonio Domínguez son mayores que tienen problemas de movilidad y no pueden circular en el espacio que queda entre fachadas y vehículos aparcados. Atravesar la barriada en sillas de ruedas, con un andador o empujando un carrito de bebé es muy complicado.

Estas dos aceras harán posible cruzar la barriada porque conectan La Pimienta, desde la autovía, con la calle Pedro Balas López a través de El Mimbrero. Pedro Balas López es más ancha y a partir de ahí los problemas de accesibilidad se reducen.

Este cambio en las aceras surgió a raíz de la construcción de una rampa entre la calle Pimienta y la avenida Juan Sebastián Elcano. «No tenía sentido hacer una rampa y que los viandantes se encontraran con que una vez salvada la escalera no podían continuar porque la acera es muy estrecha o que los vehículos aparcados que les impidieran el paso», explica el edil. Una vez hecha la rampa, esta semana han comenzado la obra por la calle El Mimbrero.

Esta actuación implica eliminar aparcamientos en las dos calles, 15 en total. La falta de estacionamiento o la ausencia de un solar en la barriada de titularidad municipal que pueda convertirse en un estacionamiento provisional como el que se construye en Cerro del Viento estos días hace prácticamente imposible continuar ampliando aceras en la barriada.

Aun así, el concejal dice que estudian todas las posibilidades porque «entre aparcamiento y accesibilidad, lo primero es la accesibilidad». El Ayuntamiento tiende a ello en otras barriadas, especialmente en el Casco Antiguo. La extensión de las calles sin bordillos, las conocidas 'plataformas únicas', ha eliminado plazas en el centro histórico.

Eso no va a ocurrir en Antonio Domínguez, donde los residentes están acostumbrados a aparcar cerca de casa y no existen solares que puedan absorber todos los vehículos de los vecinos.

Así que de momento amplían estas dos aceras. Jesús Gumiel preside la Asociación para la Atención y la Integración Social de las Personas con Discapacidad Física de Extremadura (Apamex) y celebra que el Ayuntamiento haya dado este paso.

«Esta es una demostración de una actuación que se puede hacer en las calles de la ciudad donde es imposible eliminar los bordillos y convertirla en plataforma única. Es una solución perfecta para crear un itinerario peatonal», asegura el presidente de Apamex.

Temas

Badajoz