Hoy

300 tenedores a favor de Lorca

Los hosteleros pacenses recaudaron dinero para las víctimas del terremoto

Badajoz Los mejores cocineros de la ciudad pusieron su trabajo y 300 pacenses se animaron a pagar 17 euros cada uno para disfrutar de un menú muy especial porque cada euro irá dirigido a ayudar a las víctimas del terremoto de Lorca.
La iniciativa surgió en la asociación Saborea Badajoz, cuyo responsable, Fernando Valbuena, contaba ayer que la idea fue de Guillermo Callado, el cocinero del Dosca II. «Un día vio en la tele el terremoto y se acordó de la riada de Badajoz y entonces llamó a unos amigos y nos dijo: hay que hacer esto. Lo vimos ilusionado y aquí estamos todos estos cocineros y estos restaurantes que de manera altruista han puesto su trabajo, los camareros también y los proveedores, todo se ha donado». Así, cada euro que recaudó ayer irá directamente a Lorca, donde fallecieron ocho vecinos a causa del seísmo y cientos de personas lo han perdido absolutamente todo.
Los hosteleros esperaban que unas 500 personas acudiesen ayer al acto solidario, pero la entrada se quedó en 300. A pesar de todo, estaban satisfechos y destacaban el buen ambiente de la jornada. Como ejemplo, además de la comida, los asistentes pudieron disfrutar de la actuación de la cantante Esther Merino y de tres murgas del Carnaval pacense, que también participaron de forma altruista.
Cuando llegó el momento del sorteo también se produjo una situación especial. Se repartían cenas en los restaurantes que han colaborado -20 en total- además de 70 empresarios pacenses, y los beneficiarios de estos premios renunciaron a ellos y decidieron volver a subastarlos para recaudar más dinero y sumarlo a los beneficios que irán a la localidad murciana.
Lo más sorprendente de este proyecto, sin embargo, se produjo entre fogones. La iniciativa solidaria reunió en la Plaza de Toros, preparando gazpacho y carne, a los mejores hosteleros de la ciudad. Entre ellos Javier García, del restaurante Lugaris. «Es importante hacer una cosa así para gente que lo necesita cuando en su tiempo también lo necesitamos en Badajoz, con la riada, y nos llegó ayuda de todas partes de España. Qué menos que nosotros hacer lo mismo», explicó ayer este prestigioso cocinero.
A su lado estaba Fernando Bárcena, cocinero del Aldebarán, que destacó que, en cuanto se los propusieron, los hosteleros se volcaron con esta iniciativa sin importar las horas de trabajo y, por supuesto, de forma desinteresada. «No se trata de trabajar gratis, sino que nos hemos reunido para preparar algo porque es importante para la gente que lo necesita en Lorca».
«Para estas cosas siempre hay que estar dispuesto, no va a ser todo negocio. Para una buena causa siempre estamos disponibles», añadió Jesús Sanguino, de la Vinoteca Vino y Arte de Mérida.
No fue el único que viajó desde fuera de la ciudad para echar una mano. José Luis Sánchez Cruz fue un de los casos más llamativos. Es cocinero, pero está en paro. Sin embargo, ayer cogió el coche a primera hora y vino desde Fuente de Cantos para participar. «Hay que colaborar porque no sabemos lo que necesitaremos nosotros mañana», explicó orgulloso.
La jornada finalizó pasadas las seis de la tarde tras varias horas de buena comida, música y mucha solidaridad. La recaudación será enviada íntegramente a Lorca para tratar de ayudar a los damnificados por la tragedia.