Hoy

Los problemas de accesibilidad al Foro de los Balbos, pendientes de solución

La reordenación del espacio contempla, por ejemplo, pavimento antideslizante «libre de resaltos y de obstáculos de forma que se permita el fácil tránsito».

Dos personas ayudan a una mujer discapacitada a acceder a la rampa que lleva a los Balbos
CÁCERES
Que los autores del proyecto básico de remodelación pensaron en una Plaza Mayor más accesible no es dudoso. La reordenación del espacio contempla, por ejemplo, pavimento antideslizante «libre de resaltos y de obstáculos de forma que se permita el fácil tránsito».
Otro ejemplo de ello es la rampa de acceso al Foro de los Balbos. En el trabajo redactado por los arquitectos se deja patente que el potencial de la actual Plaza de la Música estaba desaprovechado «entre otros motivos por sus accesos con escaleras, que imposibilitan su disfrute por muchas personas». En teoría el nuevo enlace de madera y metal entre la propia Plaza Mayor, el atrio del ayuntamiento y los Balbos resuelve el problema. Por una parte mejora la accesibilidad y por otra las condiciones de uso. Con ella ya es posible, también en teoría, que un discapacitado o una madre con un carrito llegue desde cualquier punto de la ciudadela al Foro. Pero ha sido la propia Concejalía de Infraestructuras la que ha puesto el acento en esta cuestión.
La imagen se ha podido ver varias veces el pasado fin de semana. Personas en sillas de ruedas que necesitan ayuda. La razón es un pequeño escalón en el que nadie, salvó el concejal de Obras, Miguel López, parece haber reparado. «Hemos pedido que se elimine. No es algo costoso y además soluciona buena parte de los problemas de accesibilidad», explica. Placonsa y el director de obra ya están sobre ello, pero hay más cuestiones. Por ejemplo la advertencia hecha por la Policía Local sobre la desaparición de un barrote en una de las terrazas «dejando un espacio por el que pueden caber niños» con peligro d e caída, advierte el parte policial. En el mismo se pide solución a esta deficiencia. De momento se ha salvado con una valla de publicidad.