Hoy

Miradas saharauis contra el olvido

El fotógrafo Lucas Garra expone sus imágenes en el Centro Cultural Alcazaba

Foto expuesta en la muestra de Lucas Garra.
EXPOSICIÓN EN MÉRIDA
Lucas Garra desarrolló este trabajo a lo largo de su estancia, de una semana, en los campamentos de refugiados saharauis, donde realizó fotografías durante doce horas diarias, mientras que el consiguiente proceso de selección y edición de imágenes le llevó alrededor de un año.
Según explicó hoy el propio fotógrafo en un encuentro con los medios en la inauguración de la exposición, la experiencia ha sido "magnífica" y en su trabajo, "libre de prejuicios", trata de reflejar lo que se encuentra, todo ello desde una mirada "muy personal".
Garra consideró "imprescindible" la utilización del primer plano, porque a su juicio, fotografiar "arena y casas de adobe es muy sencillo", sin embargo, "contactar" con los saharauis es "lo difícil". De este modo, apuntó, a través del primer plano se consigue "acercar mucho más el sentimiento" y las "miradas" de los protagonistas de la situación.
Al respecto, añadió que las miradas de los niños "transmiten alegría", aunque señaló que su intención no ha sido "sacar sonrisas" sino "lo que realmente está ocurriendo", así como "tranquilidad", debido a que los niños "no son conscientes" de la realidad. Por tanto, destacó que donde "realmente" se aprecia "que sufren, es en los adultos".
Además, a preguntas de los periodistas sobre la permanencia del sentimiento de lucha por la independencia entre los ciudadanos saharauis, Lucas Garra aseguró que "existe este sentimiento, sobre todo en los mayores". Por su parte, añadió, a los jóvenes "lo que les queda es intentar conseguir un trabajo que no van a encontrar allí y salir de allí para poder mantener a sus familias".
En cuanto a la visión que tienen de España, destacó que "hay quien todavía confía", aunque "una gran mayoría", apuntó, "ha dejado de confiar en que se pueda solucionar a través de España".
El delegado de Cultura del Ayuntamiento de Mérida , Julio César Fuster, que estuvo presente durante la inauguración, destacó que "al final de todo" y "a pesar de todo", el saharaui o la saharaui "tiene una sonrisa", lo que "demuestra que las expectativas de futuro siempre hay que intentar mantenerlas", porque, según dijo, "la esperanza es el último baluarte que le queda a un pueblo desplazado".
Fuster señaló que "hablar del Sáhara" y "recordar lo que le ocurre a la población saharaui, desplazada de su territorio, siempre es positivo". El edil añadió que esta exposición, además de "una mirada de expectativas de futuro", muestra el transcurrir de la vida cotidiana para estos ciudadanos.
Finalmente, animó a los emeritenses a visitar 'La memoria del Sáhara', una exposición en la que se puede conocer al pueblo saharaui a través de "los ojos" de Lucas Garra, y que contiene "rincones de esperanza en cada una" de las fotografías.