Hoy

La AECID recomienda a los cooperantes que incrementen su seguridad

Roque Pascual Salazar (i), Alicia Gámez y Albert Vilalta, los tres cooperantes españoles de la organización 'Barcelona-Acció Solidária' secuestrados en Mauritania. / EFE
INSEGURIDAD Según Sébastien Benotti, jefe de la delegación mauritana de la ONG Asamblea de Cooperación Por la Paz, en la que trabajan dos españoles, el mensaje les fue transmitido ayer por la noche a través de la Oficina Técnica de Cooperación (OTC) de la AECID.

En el mismo se les indicó que no salieran de la capital en las siguientes 24 horas, así como que mantengan las medidas establecidas con anterioridad, consistentes, entre otras, en "avisar de las fechas y el recorrido al salir de la ciudad, tratar de no viajar en un solo coche, no llamar la atención e ir acompañados de un chófer con experiencia".

Para Benotti, la zona en la que ocurrió el secuestro, en la carretera que une Nuadibú con Nuakchot, "es muy frecuentada y no estaba particularmente definida como peligrosa".

"Todo el país tiene un nivel de alerta medio, y las zonas más rojas se sitúan en las fronteras con Argelia, Marruecos y Mali", señaló el responsable de ACPP, ONG que lleva en el país cerca de cuatro años, dedicada a proyectos de seguridad alimentaria y educación en regiones del sur.

Benotti añadió que tras el rapto de los tres españoles "la gente está disgustada, porque significa tener más cuidado todavía en cada movimiento y eso hace la vida cotidiana más difícil, pero al mismo tiempo, aunque preocupada, está tranquila porque sabe que no pasa todos los días".

Esa dificultad tiene como resultado, según el cooperante, que sea "más complicado" que su ONG realice operaciones sobre el terreno en las próximas semanas, así como que se vea obligada a "priorizar las misiones más importantes".

Pese a que no se ha realizado ninguna reivindicación oficial del secuestro de esos tres miembros de una caravana que transportaba material humanitario de la ONG española "Barcelona-Acció Solidària", el ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo hoy que "todo apunta" a que sea obra del grupo Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).