Hoy

700 familias están en la pobreza

Un estudio de Cáritas y Asuntos Sociales revela las dificultades en la ciudad

En Cáceres hay de 50 a 60 sin techo, cada vez son más jóvenes, hay más mujeres y un 30% de ellos padece adicciones
CÁCERES
Un pobre, para la Real Academia de la Lengua, es alguien que no tiene lo necesario para vivir y también, entre otras acepciones, una persona infeliz, desdichada y triste. El dinero no da la felicidad, pero es un drama vivir sin él. En Cáceres 700 familias están en situación de pobreza severa, lo que significa que sólo disponen de menos de 160 euros por persona al mes. 5,3 euros al día, para ser más gráficos. Hablamos, pues, de cerca de 2.000 personas en riesgo de exclusión social. De estas al menos un 10%, unas 70, están en exclusión extrema, lo que significa «estar en la calle, sin hogar o con un acomodo muy precario». En la cuerda floja.
Estos datos forman parte del estudio sobre personas desarraigadas y sin hogar que se presentó ayer. Son casi 200 folios en los que se desgrana la complejidad de un fenómeno global con repercusión local. Este estudio lo ha financiado el Ayuntamiento (a través del Instituto de Asuntos Sociales), con la colaboración de Cáritas Diocesana Coria Cáceres y lo ha dirigido Javier Alonso, del Grupo de Investigación Sociológica, Edis. Hay estadísticas, frías cifras y tantos por ciento, pero también conversaciones con los propios indigentes y con los agentes sociales que les atienden día a día. Historias muy concretas, como la de Pedro, de 59 años, divorciado y metido en el laberinto del alcohol o la de Esperanza, de 43, que eligió el «mal camino» de la droga.
El dato más llamativo es la presencia en las calles cacereñas de entre 50 y 60 'sin techo'. Es una valoración estadística, ya que no hay un censo de «desarraigados», y que se ha obtenido aplicando el 0,049, la tasa nacional de personas que viven en esa situación. Este trabajo es el primer paso para atajar este problema. El compromiso del Ayuntamiento, según se dijo ayer, es aunar todos servicios de apoyo al 'sin techo' (instituciones públicas o privadas, comedores sociales, albergues) que hay en la ciudad. La idea es sumar fuerzas.
Más jóvenes
¿Cómo son los 'sin techo' cacereños? Hay más mujeres sin hogar que en el resto de España. Aquí son un 32% y en el territorio nacional el 17,3%. En Cáceres la mayor parte de este colectivo, un 66%, es española, y más de la mitad son extremeños. Un tercio son inmigrantes, 15 nacionalidades distintas, principalmente de Europa. Un 48% de los mendigos en Cáceres tiene entre 31 y 44 años, y la media de edad está en 38. La ciudad también ha sido sensible a una «juvenilización» de la exclusión social. Predominan los estados civiles solitarios: solteros, viudos, separados y divorciados, sólo son casados el 8%. Parece ser un denominador común el que una parte muy importante de esta población viva de espaldas a su familia.
El alcoholismo y las toxicomanías parecen pender sobre este fenómeno, igual que las enfermedades mentales. Tanto la alcaldesa, Carmen Heras, como José Manuel López, presidente de Cáritas, creen que las adicciones explican en gran parte la ausencia de hogar. El estudio también hace hincapié en este aspecto, aunque su autor lo relativizó durante la presentación, y dijo que sólo afecta a un 30% de la gente que vive en la calle.
Otro tópico es el de que los mendigos no quieren abandonar su estado. Hay una parte de estas personas que han elegido ese modo de vida, libre y sin ataduras, pero una mayoría quieren salir, señaló Javier Alonso.
Por cierto, que según el estudio, no es por falta de espacios. En 2001 el censo de vivienda desocupada en la ciudad daba la cifra de que eran más de 8.000. A cada 'sin hogar' en Cáceres le correspondería más de 150 de esas viviendas. Visto así, efectivamente da la impresión de que el mundo está mal repartido.