Hoy

Sonrisas para el Congo

Una expedición de Payasos sin Fronteras actuará durante casi un mes en los campos de desplazados

Uno de los payasos actúa para los niños congoleños que viven en campos de refugiados
NAVALMORAL DE LA MATA
Llevar la sonrisa a niños que viven una infancia muy diferente a la de cualquier chaval español, aún a costa de alejarse de su propia familia casi un mes. Eso es lo que harán en las próximas semanas Javier Ceballos, José Antonio Maestro y José Carlos García, 'Laly', tres payasos extremeños, de la compañía Asaco Producciones. Forman parte de una expedición de la organización no gubernamental Payasos sin Fronteras que recorre desde el viernes los campos de desplazados de varias ciudades de la República Democrática del Congo.
Aunque ninguno de los tres llega a los 40 años son ya unos veteranos de la escena, que han forjado en la calle y en los escenarios, a base de 'bolos', como ellos mismos dicen, en su afán por hacer reír a pequeños y mayores. Por cuestiones laborales, pero sobre todo familiares, han estado ausentes de las últimas expediciones que se han hecho fuera de las fronteras nacionales. Ahora han querido recuperar al asegurar que una o dos semanas en una zona de conflicto enriquece más que muchos meses de trabajo en casas de cultura o teatros. Les acompaña un integrante de la compañía 'Tres punto y aparte', Javier González, 'Romero'.

Niños soldados

Los cuatro han viajado esta semana a Goma, en la región Kivu Norte, para regresar a España en vísperas de Navidad, el 20 de diciembre. En ese periodo actuarán en los campos de desplazados de Masisi, Mniova, Rutchuru y Kitchanga, además de hacerlo también en varias aldeas. La zona elegida se encuentra entre las fronteras de Ruanda, Uganda y Sudán y es escenario de continuos enfrentamientos entre guerrillas, grupos rebeldes armados y el ejército congoleño.
Esos enfrentamientos, según explican los propios Payasos sin Fronteras, fuerzan al reclutamiento de niños soldados, lo que unido a otras atrocidades similares provoca que la población civil huya en masa a las cercanías de las ciudades buscando seguridad, creándose así grandes campos de desplazados.
Ciudades como Goma o Masisi concentran varios campos de ese tipo, gestionados por ONG internacionales bajo la coordinación de la Agencia para los Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR), que suministran a sus habitantes lo necesario para tener una alimentación mínima, un techo (en cabañas) y seguridad ante posibles ataques. Según se asegura, la situación ha mejorado algo en los últimos tiempos, al desmantelarse algunos campos de Goma, y ahora los desplazados se concentran más al norte. No obstante continúa habiendo un flujo importante de población desplazada, que no asentada en los campos habilitados, de centenares de miles de personas que no tienen acceso a una cobertura mínima debido a su gran movilidad.
La expedición está financiada por la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo. Cuenta con la colaboración de los equipos de ACNUR tanto en España como en la República Democrática del Congo. La delegación extremeña de Payasos sin Fronteras ha realizado ya expediciones similares a Centroamérica, Irak, Marruecos o los campos de refugiados saharauis.