Hoy

El comedor social de Cáritas en Trujillo echa a andar

El nuevo servicio está gestionado por 20 voluntarios que reparten la comida en recipientes para que los usuarios se la lleven a sus hogares

Voluntarias de Cáritas en el comedor social. / JSP
CON 12 USUARIOS
La organización atiende con este servicio a 12 personas, aunque, su directora, María Isabel Pablos, no descarta que ese número se amplíe en un futuro. «Dependerá de la situación de esos demandantes». Cada beneficiario ha tenido que aportar una documentación que ha sido revisada por los responsables.
Este servicio se lleva a cabo a través de un catering. «Ofrece un menú muy completo», afirma. Una vez la comida en propiedad de la organización, se reparte en recipientes para que las personas beneficiarias se las lleven a sus hogares. La directora matiza que Cáritas no cuenta con un comedor que reúna las condiciones necesarias ni con los recursos materiales idóneos para elaborar esa comida. «Supondría un desembolso económico muy grande y no se tiene ese dinero», detalla.
Este servicio funciona de lunes a viernes. Está dirigido por un grupo de 20 voluntarios que han tenido que hacer el curso de manipulador de alimentos. María Isabel Pablos apunta que la intención es que se implique la ciudadanía con este proyecto.
Financiación
El comedor se ha puesto en marcha gracias a una cuantía económica importante de un anónimo, así como la de los socios. A pesar de ello, Pablos detalla que cualquier aportación adicional será buena, provenga de un particular o de alguna administración. Sin embargo, reconoce que la situación no es buena para nadie.
Aunque este proyecto está pensado para atender a personas necesitadas, la directora de Cáritas plantea que, en un futuro, se podría atender también a personas mayores. Sin embargo, primero, «tendremos que rodar un tiempo este comedor para saber cómo funciona», añade.