Hoy

Santa Marta se vuelca con Ismael

El pueblo organiza un 'batallón solidario' para sufragar los gastos para el tratamiento de un bebé que sufre una enfermedad rara

Ismael, junto con sus padres./ J. A. M.
COLECTA PARA UN BEBÉ
Ismael, su padre, trabaja en la construcción en el pueblo. Su madre, Noemi, a lo único que se puede dedicar es a estar pendiente de su único hijo, que necesita atención especial las veinticuatro horas del día.
Esta joven pareja, que convive desde hace cinco años, buscó a su hijo con toda ilusión y de repente tienen que afrontar una grave enfermedad que les desborda.
Es posible que el niño naciera con el mal, pero no le fue descubierto hasta el primer mes de vida. Un médico del centro de salud pasó a su lado cuando una enfermera le vacunaba y se percató de que el bebé no se quejaba ni hacía gestos de dolor. Extrañado, recomendó a los padres que lo llevaran a un especialista, que fue quien le diagnosticó la enfermedad.
«De repente, se nos vino el mundo encima. Nos ha cambiado la vida en todos los ámbitos. Los horarios laborales, la vida social y familiar y las actividades de ocio. También hay que tener en cuenta los gastos adicionales y, lo más importante y triste, el no poder disfrutar de un hijo sano. Aunque es muy pequeño, tiene la tristeza del dolor marcada en su cara», cuenta Noemi.
Todo se complica un poquito más si se tiene en cuenta que el tratamiento de la enfermedad requiere de continuos viajes a Madrid. Allí le están tratando, y tiene que permanecer en el hospital de La Paz largas temporadas.
«Soy un obrero de la construcción y el único dinero que entra en casa son los jornales que cobro los días que trabajo. Hay veces que tenemos que estar en Madrid dos semanas, o incluso un mes. Esos días no cobro y continuamente me rompo la cabeza pensando en el problema que se avecina cuando nos gastemos los pocos ahorros que tenemos», comenta Ismael, el padre de la criatura.
13 pastillas
Diariamente el pequeño debe tomar trece pastillas y debe seguir una alimentación que le permita ganar el peso suficiente cuando cumpla 18 meses. Así podrá sobrevivir el día que se someta a un trasplante. En esta clase de operaciones, el paciente pierde más de la mitad de su masa corporal, y tiene que soportar una dolorosa y larga rehabilitación que lo mantendrá hospitalizado más de un año.
De momento, la solidaridad ya se mueve por Santa Marta. El Ayuntamiento, junto a otras instituciones y asociaciones han organizado lo que llaman el 'batallón solidario'. Su objetivo es hacer lo posible para que la familia pueda sobrellevar con esperanzas la enfermedad de su hijo sin ningún otro problema que le agobie.
También se ha unido la Concejalía de la Mujer, la asociación de Mujeres Rurales, la Asociación de Viudas, el grupo de teatro Tranvía del Instituto Sierra la Calera y el Colegio Nuestra Señora de Gracia.
Una de las primeras actividades que se llevará a cabo es una gala benéfica, el próximo día 14 de noviembre. Actuará desinteresadamente un grupo de artistas que se han querido unir.
Jorge Vázquez, alcalde de la localidad, explica que debido a la crisis, el Ayuntamiento está pasando por malos momentos económicos, como muchos otros. «Pero pondremos todo nuestro esfuerzo para ayudar a quienes luchan por este niño, afirma.
Puede llamar al teléfono 645 86 23 28 (Concejalía de la Mujer) o a través de la cuenta 2010 0078 69 1437067000, de Caja Badajoz.