Hoy

Amnistía Internacional analiza las grietas por las que se cuelan violaciones de derechos humanos

Imagen del largometraje 'Grietas'
Imagen del largometraje 'Grietas' / AI
  • La organización, que cuenta con más de un millar de socios en Extremadura, presenta el largometraje 'Grietas'

  • El documental está dirigido por Xuban Intxausti y cuenta cinco historias reales que reflejan las principales grietas en derechos humanos en España

Amnistía Internacional, que cuenta con el apoyo de más de siete millones de personas en todo el mundo, lanza en su 40 aniversario ‘Grietas’, un largometraje con cinco historias a las que encontrar solución. Está dirigido por Xuban Intxausti, con guión de Lluis Arcarazo y producido por Mediapro.

Es un largometraje documental compuesto por cinco historias reales de personas como Ruth e Isabel, quienes tras ser maltratadas, viven un proceso de transformación personal; como Ascensión, quien tras 42 años de búsqueda consigue encontrar los restos de su padre fusilado un amanecer de 1939; como Francisco y Aboubakar, que abandonaron sus respectivos países buscando refugio y un futuro mejor, pero malviven en un campamento de chabolas; como Axun y Mari Carmen que, unidas por el dolor, juntas buscan verdad, justicia y reparación en el País Vasco; o como Luisa, que con tres hijas a su cargo y sin ayudas del Estado, se ve impelida a ocupar un bloque de viviendas junto a otras quince familias.

Cinco historias unidas por un elemento común. Son grietas en los derechos humanos que personas corrientes tratan de reparar con su impulso, determinación y escasos recursos. “Grietas a las que el Estado tiene la responsabilidad de hacer frente”, según apuntan desde una organización que también cuenta con numerosos representantes en Extremadura y más de un millar de socios repartidos por diferentes puntos de la región.

Amnistía Internacional se ha convertido en 40 años en un referente en derechos humanos y ha contribuido que 141 países hayan abolido la pena de muerte, a que en 2002 empezara a funcionar la Corte Penal Internacional, o a que tras décadas de trabajo en 2014 entrara en vigor el Tratado del Comercio de Armas que prohíbe la transferencia de armas cuando un país sabe que se podrían usar para cometer genocidio, crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra.