Hoy

El comedor social de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl atiende a 30 personas al día

Las hermanas y voluntarias del Comedor Social de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul preparan la comida para los más necesitados.
Las hermanas y voluntarias del Comedor Social de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul preparan la comida para los más necesitados. / HOY
  • La compañía religiosa también realiza su acción en hospitales, colegios, guarderías o residencias de ancianos

El comedor social de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl de Cáceres, ubicado en la calle Adarve del Cristo, atiende al día a una media de treinta personas, a las que también se les ofrece la cena, además de posibilidades de utilización de los baños para el aseo personal y ropa, en el caso de necesidad.

Este es uno de los fines la compañía religiosa, que está extendida por toda la provincia, y que también realiza su acción en hospitales, colegios, guarderías o residencias de ancianos, y asiste a enfermos a domicilio, en las cárceles, además de participar en actividades parroquiales y juveniles.

La alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, y el subdelegado del Gobierno en Cáceres, José Carlos Bote, han visitado la sede que la congregación tiene en la capital caccereña para conocer de primera mano la labor social que realizan con las personas en riesgo de exclusión social.

Nevado ha destacado la "importante labor" que realiza esta organización y los voluntarios que colaboran con las Hijas de la Caridad con las personas más desfavorecidas de la ciudad, a la vez que ha recordado que se trata de una de las distintas entidades que recibe ayudas de la Fundación Valhondo Calaff, con el "objetivo de paliar la desigualdad", informa el ayuntamiento cacereño en nota de prensa.

Estas ayudas que otorga la fundación, de la que el Ayuntamiento de Cáceres forma parte como patrono, se dirigen a proyectos destinados a las personas en riesgo de exclusión social por distintos motivos, ya sea carencia de medios, enfermedad de difícil cura o discapacidad.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Cáceres y presidente de la Fundación Valhondo, José Carlos Bote, ha valorado el esfuerzo que diariamente realizan estas religiosas. "La fundación siempre estará al lado de colectivos y personas que, como estas, prestan una ayuda tan importante", ha dicho.