Hoy

Una voluntaria atiende al telefono.
Una voluntaria atiende al telefono. / Hoy

El Teléfono de la Esperanza asesora a un perfil más joven

  • En el primer semestre del año atendió a cerca de 2.500 llamadas, un número similar de personas que en 2016

El Teléfono de la Esperanza de Badajoz atendió 2.479 llamadas durante el primer semestre del año, un número similar al registrado durante el mismo periodo de 2016, aunque crece el asesoramiento al colectivo joven.

La soledad, los problemas sentimentales o las repercusiones en distintas problemáticas de una difícil situación económica continúan como las principales causas que llevan a recurrir a la entidad, según el presidente del servicio, Álvaro Cancho.

Las repercusiones de la crisis económica aún tienen incidencia en algunas llamadas, no como un problema concreto, pero sí como factor que agrava una situación, ya que, por ejemplo, "un divorcio es mucho peor cuando hay dificultades económicas", apuntó.

"Si un ciudadano tiene una problemática y se añade que económicamente está mal, aquélla le afecta aún más, aunque es verdad que son muy pocas las llamadas donde se exprese que se llama concretamente por estar desesperado al no tener dinero", incidió Cancho.

El porcentaje de llamadas de la población juvenil, que habitualmente busca consuelo por problemas sentimentales, ha crecido, sobre todo gracias a las últimas campañas dirigidas a este colectivo. En este sentido, Cancho recordó que desencuentros sentimentales que un adulto puede ver como menos problemático, debido a su experiencia vital, tienen en los jóvenes más incidencia.

Complementos

El Teléfono de la Esperanza es aún desconocido para muchos jóvenes pacenses, lo que se intenta paliar con estas campañas específicas para darles a conocer que "ante una crisis emocional de cualquier tipo, van a encontrar una voz amiga". Por eso, entre los proyectos a futuro de este servicio se encuentra una campaña hacia los jóvenes, así como impulsar distintos talleres que sirven para complementar la labor realizada a través de las llamadas.

"Se darán talleres de duelo para personas que han perdido un ser querido, para ciudadanos que sufren también la enfermedad de un familiar o amigo, o para aprender a vivir, entre otros", en palabras de su presidente.