Hoy

El horario de los masajes es de nueve de la mañana a una de la tarde
El horario de los masajes es de nueve de la mañana a una de la tarde / Placeat

Masajes solidarios para la compra de un desfibrilador

  • El Círculo Empresarial Placentino y Sanesco colaboran en una iniciativa que continúa los viernes 21 y 28 de julio y que pretende aumentar los recursos de Placeat

  • La asociación a favor de las personas con discapacidad despidió la semana pasada a las voluntarias internacionales que han estado casi un año con ellos

El pasado viernes, 14 de julio, tuvo lugar la primera sesión de la iniciativa que han puesto en marcha Sanesco y el Círculo Empresarial Placentino y que pretende concluir con la compra de un desfibrilador para Placeat.

De esta forma, desde las 9 y hasta las 13 horas, profesionales de la clínica de fisioterapia estuvieron dando masajes a un precio de diez euros a todas las personas que lo solicitasen. Esta acción se repetirá los viernes 21 y 28 de este mes en el mismo horario y todo el dinero recaudado se destinará al desfibrilador.

Se trata de una "iniciativa útil, práctica, estimulante, gratificante… y solidaria, exponen desde Placeat. Los interesados en colaborar y en recibir un masaje puede pedir cita en el número de teléfono 927 42 19 50.

Acto de despedida de las voluntarias.

Acto de despedida de las voluntarias. / Placeat

Despedida

El inicio de los masajes no fue la única actividad en la que se vio involucrada Placeat la semana pasada. El jueves, día 13, se organizó un acto de despedida para las voluntarias europeas que han pasado casi un año por las instalaciones de la asociación. "Cada año tenemos la suerte de enriquecernos con el paso de varios jóvenes de otros países", reseñan los responsables de Placeat.

En esta ocasión han sido Kerry Kaidantzi, Morena Sanna, Elodie Deldreve y Diana GonÇalves los que han compartido un tiempo con los usuarios y profesionales de la entidad. "Es un lujo y placer para nosotros recibirlos y contar con ellos durante el tiempo que están aquí. Aunque al final, llega la despedida, que tiene su parte de amargor, pero también su dulzor por haberles conocido y compartido un montón de cosas", reconocen.