Hoy

Foto de familia de los asistentes al viaje.
Foto de familia de los asistentes al viaje. / Hoy

Un viaje a Disneyland para despedir el curso

  • Los usuarios del programa de ocio y tiempo libre para personas con discapacidad intelectual que organiza Mensajeros de la Paz han desarrollado multitud de actividades a lo largo de 2017

El programa de ocio y tiempo libre para personas con discapacidad intelectual ‘Los fines de semana con Mensajeros de la Paz Extremadura’, cofinanciado por la Fundación Iberdrola, ha programado multitud de actividades durante todo el año 2017. Pero, sin duda, la cita estrella de este año ha sido el viaje de fin de curso a Disneyland París, a la que han acudido 37 usuarios del centro ocupacional de Moraleja y del centro residencial y familiar de Nuñomoral acompañados de seis monitores. “Un desplazamiento programado y pensado según las características y necesidades de nuestros chicos, donde podrán conocer otro país, escuchar otro idioma, compartir experiencias con sus compañeros y conocer lo más emblemático de la capital, como la Torre Eiffel y pasear por el Sena”, exponen desde la organización.

El objetivo principal del programa es la normalización y el disfrute de los recursos que ofrece la comunidad. Para ello, a lo largo del año han tenido la oportunidad, entre otras actividades, de conocer las matanzas típicas de Santibáñez el Alto y Caminomorisco, hacer fiesta de disfraces y manualidades, cocinar sin fuego, disfrutar de las convivencias y barbacoas con familiares, escuchar cuentacuentos, hacer senderismo por diferentes lugares de nuestra región, ver la floración del cerezo en Piornal y la Rosa de Alejandría en Valverde del Fresno, hacer terapia ecuestre en el picadero Alfredo Pérez, visitar la Quesería de Acehúche y elaborar su propio queso o ir a Fátima con motivo de la visita del papa Francisco.

La financiación del programa también se ha efectuado gracias al mercadillo solidario de la asociación Flor de la Jara en Carrascalejo –promovido por Mensajeros de la Paz Extremadura–, la venta de papeletas de los chicos del centro ocupacional en Moraleja y una donación de un empresario moralejano.